Año nuevo. ¿Motivación obsoleta?

La semana pasada volvió a consulta una paciente que no había visto desde antes de Navidad. Venía  muy agobiada porque le propuse redactar de nuevo sus objetivos para empezar este año y aunque encontraba objetivos nuevos, me describía que sentía como una losa sobre sus espaldas que lo único que le permitía era procrastinar hasta la más mínima acción para poner en marcha sus planes hacia conseguir sus objetivos.

Revisando sus objetivos, vi que eran realistas, que había planteado pasos para ir consiguiendo pequeñas metas, que había distribuido bien el tiempo y que no era rígida en ningún momento. Entonces, ¿ Qué le estaba ocurriendo para no llevar adelante un plan tan bien planificado?

Una parte muy importante, además de revisar cómo gestionaba sus emociones, fue observar su motivación para el cambio. Es una parte fundamental, a la hora de plantearnos nuestro propósitos para el año nuevo, revisar nuestra motivación para el cambio. Hemos de tener presentes también las consecuencias positivas que vamos a obtener con los cambios y tenerlas presentes durante todo el proceso.

Por ejemplo, mi paciente había decidido dejar de fumar, y no había logrado dejar el hábito ni 24 horas seguidas…hicimos una lista con los efectos perjudiciales y con los beneficios, que le resultaban motivadores, que iba a conseguir si hacía el esfuerzo. Así mismo, buscamos la manera de que siempre lo tuviera presente, poniéndose una foto de salvapantallas en su móvil de una imagen desagradable de su paquete de tabaco. Así mismo, se compró una hucha para meter cada día el dinero que iba a gastar en tabaco y poder hacer un viaje de fin de semana a lo largo de este año. De este modo, iba a tener presente uno de los beneficios que iba a lograr, como el disponer de más dinero, y de tratar de evitar una consecuencia negativa, como una enfermedad pulmonar grave.

Siempre que nos planteamos unos objetivos, entre otras cosas hemos de tener en cuenta la motivación que tenemos, porque es la que nos hará seguir firmes en la consecución de nuestros objetivos y en no abandonarlos.

Que tengáis buena semana.

Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *