Coffee time. Una mañana de locos..o no..

Martes 17 de Octubre,

08:00 a.m., empiezo el día tirándome el café en la blusa nueva a 5 minutos de salir de casa..me irrito..pero, ¿qué se le va a hacer?, voy corriendo a mi habitación y cuando la estoy cruzando, camino al armario, me golpeo con la esquina de la cama en la pierna y entonces si que si, me entra una emoción intensa de ira que empiezo a maldecir mi suerte y despierto a mis vecinos que golpean la pared ante mis gritos y blasfemias…sigo con la nube con rayos y truenos sobre mi cabeza, pero  chillo y blasfemo en voz bajita…

08:30 a. m., llego al metro, pero claro, por el retraso de tener que cambiarme la blusa lo pierdo por 2 minutos!!!!!!!! Mi estado de ira de nubecilla, se torna en iracundo huracán al que sólo le falta que alguien se atreva a decirme o a hacerme la más mínima ofensa tragármelo al fondo del ojo del huracán que es ahora mismo mi estado emocional…

09:10, bueno, por fin salgo del metro camino del despacho. Tenía mi primer paciente a las 09:00, pero siempre se retrasa mínimo 10 minutos..hoy no puede…mejor dicho no debe haber llegado a su hora..hoy no. Pues bien, como la suerte, el destino o lo que quiera que sea que hoy me tiene atravesada, ahí está mi paciente…no sólo ha llegado a tiempo, si no que además ha llegado 15 minutos antes, con lo cual me lleva esperando 30 minutos…..hoy sólo quiero que se abra  un agujero en el suelo, me trague y se acabe el día…pero como esto no puede ser con toda la asertividad y paciencia de que hoy puedo disponer, me disculpo por llegar tarde y le pido 5 minutos para dejar mis cosas, encender el ordenador…no tragármelo y mandarlo a la profundidad del ojo de mi huracán….

09:15 a. m., entro a mi despacho, suelto las cosas encima de mi mesa, plaf!!, y empiezo a pensar que sólo son las 09:15 de la mañana y que más me vale empezar a hacer algo con mi estado de ánimo, si no hoy aquí arde Troya y yo, y mis pacientes..eso si que no….empiezo fijándome en mis pensamientos, en el diálogo interno que estoy manteniendo conmigo misma…me estoy diciendo que hoy es el día más horrible de mi vida, que hoy ya no me va a salir nada bien, que hoy todo el mundo debería ser amable conmigo porque no me encuentro bien de ánimo…..uf uf, demasiados pensamientos irracionales en una sola cabecita, me doy cuenta que cuantas más vueltas le doy a estos pensamientos, más intensas y más van a durar en mí emociones como la rabia, la ira, también tristeza y desesperanza…no no, a través de unos incidentes externos ocurridos, estoy retroalimentado, yo solita, sin necesidad de nada más, el huracán emocional en la que estoy envuelta. Esto he de pararlo ahora mismo, está en mis manos y en las de nadie más; ¿Hoy es el día más horrible de mi vida?: no, me han ocurrido cosas molestas, pero no horribles; Hoy no me va a salir nada bien?: Estoy enfadada, este no es un buen estado de ánimo como para que me salga todo perfecto y desde luego que me saldrán las cosas mejor si estoy tranquila; ¿Todo el mundo debería tratarme bien hoy porque yo hoy no me encuentro bien?: Este es el pensamiento más irracional de todos, todo el mundo me va a tratar como siempre, pero con mi actual humor las interpretaciones negativas van a abundar…Así, repasando y dándole un tono más realista a lo que yo me estoy diciendo, voy tranquilizándome, mis emociones bajan su intensidad, empiezo a ver las cosas de otra manera…Por último cierro los ojos, hago unas cuantas inspiraciones y espiraciones, muy suaves y muy lentas, como si intentase soplar una vela encendida pero sin querer apagarla. Y decido que mi mañana empieza de nuevo a las 09:25, con un nuevo estado de ánimo, ya que no puedo controlar que me ocurran cosas malas o desagradables..pero sí puedo controlar como me voy a sentir observando mis pensamientos y haciéndolos más razonables…

09:25 a.m., hago pasar a mi paciente con otro ánimo, hasta él se da cuenta de mi cambio en la cara, y me dice que parece que haya entrado una persona en el despacho y salido otra. Empiezo la sesión, empiezo con mi nuevo estado emocional, con otra actitud, con mi tranquilidad y bienestar habitual..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *