Educar con disciplina afectiva

El otro día, en sesión, una paciente me consultaba sus dudas sobre la aplicación de disciplina a su hija pequeña. Curiosamente le dí muchas indicaciones recogidas en este artículo. Límites, disciplina con afecto y sobreprotección.

 

Que ganen los “te quiero” a los “no grites”, “no hagas”, “no toques”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *