El piloto automático

¿Cómo vivimos en la actualidad?

La sociedad actual se caracteriza por vivir en un patrón de tiempo acelerado. La multitarea y objetivos orientados a metas rápidas constituye el armazón actual de estilo de vida.

Esta sociedad tan demandante de rapidez nos obliga a vivir pensando en la siguiente tarea que hemos de realizar y no estamos aquí y ahora, en el momento en el que realmente estamos vivos y disfrutamos de la vida. Así los procesos mentales se automatizan, puedes estar cocinando, limpiando, viendo una película en el ordenador y escribiendo whats upp todo a la vez, quizás con buena solución pero con mala calidad de disfrute. No vivimos en mi yo presente si no en el futuro, en el de dentro de 10 minutos.

Caemos en la rutina y en la comodidad del dejarnos llevar, del ir tirando..entonces un día te preguntas…¿qué está ocurriendo en mi interior? ¿por qué me he enfadado con esta persona tanto, si sólo me ha preguntado cómo estoy? ¿por qué hoy tengo este malestar emocional? ¿cuánto tiempo llevo así?.

Consecuencias: se nos acumula la faena, no llegamos a todo y no somos capaces de disfrutar de la experiencia actual, perdemos la vivencia, nos convertimos en muertos en vida. Así es normal vivir en una sensación continua de ansiedad, estrés y sentimientos de poca eficacia y baja autoestima.

 

Despertar al presente

De repente nos encontramos con alguien que hace tiempo no hemos visto, nos preguntan que qué tal estamos y sólo decimos bien…a la marcha..y entonces pensamos…¿a la marcha..tirando? ¿así quiero vivir?..

Pero, ¿hace falta vivir trepidantes aventuras para sentirse vivo? NO, hay que vivir la vida, disfrutando cada instante, saboreándolo, disfrutar del olor y el sabor del café de la mañana, del solecito en la cara, de volver a comer un trocito de chocolate como si lo probase por primera vez, sentir el suelo en loss pies, ser consciente de mi cuerpo y si hay tensiones, si tengo calor o frío, del abrazo de un ser querido..VIVIR SIENDO CONSCIENTES! 

Entonces si vivo en piloto automático, ¿no siento emociones ni me afecta nada? No, no es posible “no sentir nada” ni que “nada me afecte”. Las emociones están ahí, mandándonos señales las queramos o no.
 ¿Qué puedo hacer? ¿Empezamos respirando conscientemente?

Puedes empezar simplemente siendo consciente de tu respiración. ¿Cómo? Para, observa tus pensamientos, lo que estás pensando en ese momento y déjalo ir llevando tu atención a la respiración, desde el momento en que entra el aire por tu nariz, llega a tus pulmones y vuelve a salir y sintiendo todas las sensaciones que produce este simple proceso fisiológico en tu cuerpo. Es tu momento, en presente, aquí y ahora, sin juicios, con aceptación de lo que ocurre. Y  hazlo observando  si las sensaciones y pensamientos van de la mano.

Este simple ejercicio de MINDFULNESS con el que a mí me gusta empezar los cursos, te puede hacer ver otra forma de existir en este mundo y de coger las riendas de tu vida, sin ansiedad y sin tristeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *