La zona de confort

¿Qué es la zona de confort?

La zona de confort es un estado mental el cual  nos proporciona tranquilidad, comodidad y refugio. Nos movemos en entornos conocidos lo cual nos proporciona seguridad.

En ocasiones caemos en la cuenta de que llevamos una vida gris, con un vacío existencial. Es entonces cuando nos preguntamos: “Si lo tengo todo, ¿Por qué me siento así?” Quizás estás anclado en tu zona de confort, y aunque te sientas muy cómodo estás viviendo sin motivaciones, metas o aspiraciones, simplemente con el piloto automático encendido y viviendo tu vida como un robot.

Si seguimos aquí no conoceremos otras personas, experiencias nuevas, no pondremos en marcha los mecanismos para que nuestros sueños y metas se hagan realidad.

¿Qué factores están interviniendo para mantenerme aquí?

Sobre todo se produce una lucha interna entre los miedos a lo nuevo (aunque sean cambios positivos) y la motivación para hacer cosas nuevas o disfrutar experiencias inéditas en nuestras vidas. Aquí actúan las barreras psicológicas, que nos producen las excusas perfectas para evitar algo tan importante como la confianza en uno mismo.

En este punto hay que tener cuidado, estás barreras pueden causarnos ansiedad y estrés ante nuestra creencia irracional  de que YO no puedo hacer cambios, lograr mis objetivos y mantenerlos, y sobre todo, de cuando hacen su aparición los fracasos. Puede verse afectada nuestra autoestima al realizarse una autocrítica exacerbada y podemos caer en una depresión. Hemos de ser capaces de aceptar los tropiezos con amabilidad hacia uno mismo, al igual que lo haríamos si un niño pequeño se cae y se lastima las rodillas.

¿Qué puedo hacer para salir de mi situación actual?

Cuando empieces el camino de búsqueda fuera de tu zona de confort, comenzarán a revelarse todas esas barreras internas o externas que tenemos. Piensa que esto es normal y cuenta con los miedos, si no existieran seríamos unos insensatos que nos lanzaríamos a lo desconocido sin pensar las cosas. Acepta tus miedos, que estén ahí para cuidarte, pero que no te bloqueen.

Busca entre tus sueños y deseos, empieza por uno sencillo. Busca tu meta, y plantéate pequeños objetivos hasta llegar a ella. Ponte en marcha, a trabajar en ello y sé perseverante y positivo.

La vida que quieres llevar está en tus manos y en las de nadie más. Coge las riendas, y adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *