10 tips para la felicidad (tip 4)

Una de las cosas que más me preguntan en consulta es cómo ser feliz.Esta pregunta es difícil de contestar, no hay recetas mágicas ni universales, y sí mucho trabajo personal de introspección, búsqueda y puesta en marcha de acciones. En consulta trabajamos los puntos anteriormente comentados, realizando una receta con ingredientes personalizados. Sin embargo, no quiero dejar de comentar con vosotr@s los 10 puntos para ser feliz que más repiten mis pacientes cuando realizan su receta personal para la felicidad.

Esta semana os propongo el tip 4.

4.  Dar y recibir.

Cuando de verdad te importan los otros y tienes gestos de amabilidad hacia las personas, el bienestar emocional aumenta exponencialmente.

Cuando subes al autobús y le regalas una sonrisa al conductor, cuando ayudas a una persona cuando va cargada con bultos pesados, cuando le cedes el asiento en el metro a una persona que lo necesita, algo dentro de nosotros cambia, incluso biológicamente, a nivel cerebral, hay descarga de hormonas que nos produce un bienestar relacionado con disminución de ansiedad, de colesterol y aumento de felicidad subjetiva.

Así que si nos fijamos un poco, dando algo tan leve como un gesto verdadero de amabilidad, sin pretensiones, podemos recibir un verdadero cambio interno sin necesidad de esperar algo a cambio del otro.

Siempre depende de nuestra intencionalidad, de la idea que subyace a un comportamiento, si nuestros gestos de ayuda y amabilidad llevan escondidos intenciones de que me den algo a cambio, a veces esto no va a resultar, y nos vamos a sentir desde frustrados a realmente dolidos con la persona. En este caso, a mis pacientes les digo siempre que si necesitan algo que lo pidan, que si echan de menos que llamen y que si necesitan decir que no, que lo digan desde la asertividad, pero sobretodo que no utilicen subterfugios para conseguir las cosas o elevar su autoestima.

También me gusta recordar a los pacientes, que la forma en que me dan los otros es la forma en que han aprendido, saben o pueden y que estaría bien, recibir el gesto tal y como viene, y no cuando o como yo lo haría. Aceptando el gesto de forma positiva, sin críticas, es como puedo conseguir que la conducta se produzca de nuevo.

Así que os animo a tener cada día un detalle con alguien de amabilidad, de ayuda, de cariño, una sonrisa, cambia el día de alguien, por que sí…

La próxima semana vuelvo con el tip 5.

Sé feliz, está en tus manos!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *